Premios Xataka 2016 - Primera Parte...

Publicado el 25 de May de 2017

Mejor Smartphone de gama alta

Samsung Galaxy S7 Edge, principales características

¿Cómo levantar una saga de Smartphone brillantes en un año como 2016?

Hay fabricantes que han buscado adelantar parte del futuro con conceptos arriesgados. Sin embargo, Samsung ha presentado un Galaxy S7 Edge que a ojos del consumidor es un terminal como el del 2015, al menos por fuera y en su idea general, pero que esconde avances en campos importantes como la pantalla, batería o cámara de fotos.

En Xataka ya se realizó al análisis completo del Samsung Galaxy S7 Edge y haymuchoselementos que transmitir. Si el año pasado se comentaba que a Samsung le había salido muy bien ser valiente, este año toca comprobar con el análisis del Samsung Galaxy S7 Edge si la continuidad es un acierto cuando el foco ha sido mejorar todavía más lo que ya funcionaba bien a nivel global.

¿De hecho se está ante el Smartphone de gama alta más difícil de batir en el mercado?

Samsung Galaxy S7 Edge, principales características

Hablar de un gama alta de Samsung en su serie Galaxy no puede significar a estas alturas otra cosa que lo último en componentes.

Y el Galaxy S7 Edge cumple con la máxima y deja una ficha técnica donde, si había posibilidad de mejorar técnicamente algún apartado, se ha hecho.

 

Samsung Galaxy S7 Edge, características técnicas

Dimensiones físicas

150.9 x 72.6 x 7.7 mm, 157 gramos

Pantalla

SuperAMOLED 5,5 pulgadas con Always On

Resolución

1440 x 2560 píxeles (534 ppp)

Procesador

Exynos 8990 (64 bits y 14 nm)// GPU Mali-T880

RAM

4 GB (LPDDR4)

Memoria

32 GB (ranura microSD hasta 200 GB)

Versión software

Android 6.0 con TouchWiz

Conectividad

LTE Cat 9, NFC, Bluetooth 4.2, Wi‑Fi ac, Ant+, GPS

Cámaras

Principal de 12 MP (f1.7) con estabilización // Vídeo UHD // Secundaria 5 MP (f1.7)

Batería

3600 mAh (no extraíble) Carga inalámbrica (Qi/PMA) y rápida

Extras

Sensor de ritmo cardíaco // Oxígeno en sangre // Perfil IP68

   

Aunque el análisis desgrana poco a poco los principales resultados en esta review; el Galaxy S7 Edge ha puesto el énfasis especialmente en algunos apartados como la batería, con una capacidad bastante alta; el aumento de diagonal de pantalla y una cámara que, sorpresa, baja de resolución para hacerse fuerte donde casi todos fallan: las fotos con poca luz.

Las veces que se ha hablado con anterioridad del Galaxy S7 Edge la palabra continuidad o conservadurismo ha sido una de las más repetidas.

Al observar el nuevo Samsung Galaxy S7 Edge es normal que devuelva esa sensación a muchos usuarios. Pero hay que entender que el gran salto a nivel de diseño lo realizó Samsung el año pasado. Y le funcionó.

El diseño en metal y cristal con la pantalla curvada en ambos laterales no deja a nadie indiferente, y las valoraciones, ceñidos a lo puramente estético, son muy positivas.

Con esa base Samsung ha construido la evolución que supone este Galaxy S7 Edge probado en Xataka. El acabado sigue siendo exquisito, único, de una sola pieza donde el cristal de la trasera (reforzado con Gorilla Glass 4) es lo más llamativo junto con la doble curva del frontal.

En los bordes se ha incluido aluminio de gran resistencia, como en el Edge Plus que mostró Samsung en IFA.

Este conjunto hace que el Smarpthone, pese al uso del cristal, transmita una buena sensación de robustez al mismo tiempo que atención por los detalles.

Todo está impecablemente rematado y pocos terminales pueden transmitir mejor lo que significa ser un gama alta por acabado.

En los días en que fuera sometido a prueba ha quedado la misma sensación que con los modelos S6 del año anterior en cuando al buen hacer de la protección Gorilla Glass. En principio no parece sencillo que el uso diario provoque roces o desperfectos. Tras casi una semana de análisis y como recién sacado de la caja.

Si el paso del Galaxy S5 al S6 Edge fue todo un vuelco en la idea que teníamos de un Galaxy S, el nuevo Galaxy S7 Edge se ha centrado en mejorar prácticamente todo lo que le quedaba para redondear un gran diseño

El Galaxy S7 Edge ha aumentado de grosor y peso para albergar una batería de bastante más capacidad que la del año pasado e incluso que la del Edge+ de 5,7 pulgadas.

Y aunque ya no resulta tan ligero como el Galaxy S6 Edge, que parecía hueco por momentos. Pese a este aumento de grosor a los 7,7 mm (el S6 Edge+ de 5,7 pulgadas tenía 6,9 solamente) y de peso a los 157 gramos (por 153 del S6 Edge+ pero con el 6s Plus en 192 gramos), sigue manteniendo el estatus de ser uno de los Smartphone de esta diagonal, en el mercado, más cómodos en mano, con unas muy buenas proporciones entre diagonal y tamaño global.

El Samsung Galaxy S7 Edge no transmite en ningún momento la idea de ser un terminal grande.

Es muy agradable en mano gracias a su poca anchura, y el agarre es bastante seguro pese al uso de cristal en la parte trasera. Sin temor a que se deslice.

El marco de metal, de muy buena calidad, es ahora más grueso (cerca de un mm) pero esa diminuta diferencia hace que sea una importante ayuda para agarre, sin resultar en absoluto incisivo en el tacto.

Del uso del cristal en la parte trasera siempre queda la duda sobre cómo gestionará suciedad y huellas. No se puede decir que esté siempre impoluto; pero incluso en modelos como el dorado ya probado, las huellas y sensación de suciedad quedan muy bien controladas, y no transmite sensaciones desagradables.

Ni por peso ni por grosor ni por altura ni mucho menos anchura. Ningún otro smarpthone de 5,5 pulgadas queda tan bien en dimensiones y mano como el Galaxy S7 Edge

La mayor novedad del Galaxy S7 Edge a nivel de diseño es en realidad doble: resistencia al agua y ranura para microSD. Tras intentarlo con el Galaxy S5 y dejarlo de lado en el paso al cristal y metal, el Galaxy S7 Edge recupera un perfil IP68 para convertirse en todo un gama alta con cuerpo de una sola pieza en cristal y metal, que además admite sumergirse en agua.

No es ése el uso que Samsung aspira a que le dé a su nuevo Galaxy, pese a que puede resistir sumergido hasta media hora. Aquí lo que más importa a nivel del consumidor es que el usuariopuede ser más descuidados con el teléfono y usarlo en entornos donde no sería aconsejable meter un costoso Smartphone con tanta tranquilidad (cocina, ducha, playa, piscina ..) o  lavarlo si hace falta. O que un descuido como que se derrame líquido sobre él pueda dejarnos cerca de un amago de infarto.

Que un gama alta sea resistente es un gran punto a favor para muchos usuarios, algo que a no dudar se agradece. Y Samsung ha conseguido implementarlo sin que cause preocupación de cierres (todo es transparente para el usuario) y sin renunciar a un diseño de metal y cristal de una sola pieza.

El Galaxy S7 Edge es más pesado y grueso pero está, pese a ello, entre lo mejor del mercado con esa diagonal. Y es que el Galaxy S6 era una pluma

El otro aspecto clave en diseño de este Galaxy S7 Edge es la ranura para tarjetas microSD. Samsung la ha devuelto como un guiño a sus usuarios de siempre y como elemento diferenciador del nuevo Galaxy.

El modelo base tiene 32 GB, de los cuales quedan para el usuario unos 23-24 libres. Y esa cantidad, con fotos, juegos, aplicaciones y vídeos 4K, puede que acabe por dejar sin espacio en menos tiempo del que pudiera pensarse.

Dejar la posibilidad de que sea el usuario el que la amplíe a muy bajo costo es algo que se agradece a Samsung y contra lo que pocos pueden estar en desacuerdo cuando no hay ningún sacrificio en el terminal: tan solo se ha habilitado la bandeja para la tarjeta nanoSIM con espacio para la microSD.

El uso que cada cual haga de la tarjeta microSD es algo particular. Samsung permite usarla tanto para almacenar fotos y vídeos tomados en la cámara, como para las aplicaciones, las cuales se pueden mover de la memoria interna a la externa con suma facilidad, aunque no es posible con todas, empezando por las que vienen de serie.

Sobre la pantalla curvada en ambos lados, no afecta a la manera de agarrar el Galaxy S7 Edge y es complicado pulsar sin querer en la pantalla al cogerlo, aunque no imposible. A no pocos les ha pasado en alguna ocasión, algo que raramente ocurre con terminales con marco clásico.

Por otra parte el muy pequeño aumento de grosor facilita ese agarre y que el bisel no resulte tan agresivo como en el modelo del año pasado. Con ese milímetro extra el borde ha ganado en superficie y es más suave en mano.

Pero también es de entender que no todos los usuarios se sientan igual de cómodos con esta peculiaridad de la curva del modelo Edge, que por otro lado le aporta al diseño una distinción y clase que no tiene ningún otro terminal del mercado.

La contrapartida a esta doble curva en la pantalla es que si el año pasado no había conformidad de ella, el usuario podía optar por el modelo flat incluso ahorrando dinero.

Con la familia Galaxy S7 no pasa así. Si no se desea la pantalla curva, la única opción en la actualidad en algunos mercados para tener un gama alta es renunciar a esta diagonal y pasar a las 5,1 pulgadas del Galaxy S7.

En el diseño del Galaxy S7 Edge no hay más novedades. El sensor de huellas se mantiene en el botón de inicio y sigue siendo muy rápido tanto registrando la huella como usándolo. Samsung ha mejorado la única pega que se tenía de él en el Galaxy S6 y ahora es posible identificar con la huella incluso con la pantalla apagada de un solo gesto; basta mantener pulsado el botón de inicio con el dedo correspondiente.

Otra pequeña novedad es que la protuberancia de la cámara se ha reducido casi completamente así que no hay porque temer nada por un posible balanceo o inestabilidad del terminal sobre la mesa.

En los marcos se hallan disponibles todas las conexiones y controles. Los de volumen están en el lado izquierdo parte superior, mientras que el de encendido se halla en el lado contrario. Lo que suele resultar más cómodo con los controles de volumen un poco más abajo en una diagonal como la de 5,5 pulgadas. En todo caso el acabado y recorrido de todos ellos es muy adecuado.

En el marco superior es donde se encuentra la bandeja que contiene sitio para la microSD y la nanoSIM, mientras que en la parte inferior están el altavoz principal, la salida de auriculares y el puerto microUSB.

Samsung no se ha atrevido a incluir en su Galaxy S7 Edge el puerto USB-C, por lo que no hay reversibilidad ni las otras ventajas de este tipo de conexión, pero en cambio mantiene compatibilidad directa con accesorios y cables de carga actuales existentes ya por todos sitios.

Todavía no hay comentarios
avatar.etm
25.05.2017
Buenos dias... ¿A traves de este sitio podria saber donde reparar mi movil? Vivo en Santiago de Cuba y se ma ha hecho dificil encontrar un taller que pueda reparar mi movil.
mostread.etm
CONCURSO POR EL…

Los servicios entuMovil, de la empresa Desoft, convocan a todos los usuarios de la telefonía móvil en Cuba a participar en el concurso: Papá Mío, en homenaje al Día de los Padres.

El certamen consiste en identificar quién es el autor de la siguiente frase: “Es propio de un padre sabio conocer a su hijo”.

 

  1. Félix Varela  
  2. José Martí
  3. William Shakespeare

Se seleccionarán tres (3) ganadores, escogidos mediante sorteo entre todos los participantes que acierten y serán premiados con una recarga de $ 5.00 CUC y artículos cortesía de Desoft.

Para participar deberán enviar un SMS al 8888 con el texto EVENTO PADRE seguido del número que antecede al autor que considere como respuesta correcta.

Ejemplo: EVENTO PADRE 1

El concurso cierra el lunes 19 de junio de 2017. Y los ganadores se darán a conocer ese mismo día en horas de la tarde. Los 3 concursantes que resulten ganadores recibirán la notificación a través de un SMS.

Para más información, recomendamos a los usuarios de la telefonía móvil enviar gratis un SMS al 8000 con el texto: SIGUEME. Aclaración de dudas por elteléfono: 72047397. También pueden hacerlo a través de las páginas de Desoft en Facebook y la cuenta entumovil en Twitter.

¡Acérquese, participe y gane! El Grupo entuMovil invita y premia.