Publicado el 27 de May de 2017

1 Comentario

El diseño evoluciona, y el Huawei P10 lo demuestra

En muchas ocasiones cuando un fabricante "acierta" con una línea de diseño las siguientes iteraciones del producto suelen no arriesgar demasiado, y en todo caso refuerzan lo que ya funciona aplicándolo con más convicción.

Esto vuelve a cumplirse en un Huawei P10 en el que desde luego hay muchas similitudes con su antecesor. Aun así también se nota una evolución en otros apartados, algo que se comprueba en los laterales del chasis, que ahora son más curvos.

En este modelo se cuenta con un bisel muy pulido que marca claramente la separación entre pantalla y el citado chasis y que desde luego aporta elegancia al aspecto general. Ese frontal destaca por el lector de huella en formato de rectángulo redondeado que muchos otros fabricantes ofrecen en sus dispositivos.

En la parte trasera puede verse un material metálico pero con una curiosa textura cerámica que en el caso tenía color "negro grafito", algo que entre otras cosas hacía que el logo de Huawei fuera prácticamente invisible. Resulta curioso comprobar cómo el logo de Leica es mucho más visible, debido sobre todo a que esa parte del móvil en la que se encuentra la cámara dual está protegida por un cristal GorillaGlass, como ocurría con su antecesor.

Los marcos laterales son reducidos, pero aquí Huawei aprovecha un "viejo truco": aunque el cristal de la pantalla parece extenderse a los bordes gracias a esa ligera curvatura 2.5D, en realidad la parte visible de la pantalla no llega hasta el borde: hay un ligero marco negro que deja claro que esos márgenes laterales existen.

Lo que sí que mantienen en Huawei en este modelo son los mismos conectores y botones que en el P9. En la parte inferior el conector USB-C, además del puerto de auriculares y una rejilla para el altavoz.

En la parte derecha en primer lugar el botón de encendido, que además de contar con una textura que lo diferencia del resto está rodeado por una curiosa banda de color rosa metálico que desde luego hace que el detalle salte a la vista.

Los botones de volumen no son dos, sino uno que se inclina al pulsar para subir o bajar el volumen, algo que en cierta forma dificulta saber si se está  presionando bien para esas opciones.

En la parte superior solo hay una toma de micrófono, mientras que en el lateral izquierdo está la ranura nanoSIM en la que como viene siendo habitual también existe un compartimento para tarjetas microSD con las que ampliar el espacio de almacenamiento disponible.

Lo cierto es que la evolución de este apartado ha sido muy positiva: el Huawei P10 cae muy bien en mano, y ni siquiera es especialmente resbaladizo a pesar de su delgadez y del uso de ese material metálico.

La curva algo más pronunciada de los laterales y los pequeños detalles con los que se ha culminado el diseño hablan de un dispositivo que tiene básicamente todo lo que se le podría pedir a un gama alta: es elegante, es delgado y ligero, y tiene cierta personalidad.

Un lector de huellas que no solo lee las huellas

En ese diseño hay una sorpresa destacada e interesante: la del lector de huella dactilar, que ahora está en la parte frontal, mientras que en las anteriores versiones estaba en la parte trasera.

El cambio es significativo e intrigante, sobre todo cuando queda claro que las preferencias sobre la posición del lector de huella dactilar son muy dispares.

¿Por qué cambiarlo cuando los usuarios se han acostumbrado a que esté en la parte posterior? El principal argumento es funcional: Huawei ofrece convertir el sensor en una "tecla de navegación" combinada, sustituyendo así a los botones software, algo que ya ofrecía en el Mate 9.

Hay también una razón estética: Huawei ha querido mantener la identidad del diseño, y para mantener la armonía de la parte trasera y apostar por el minimalismo en ella han decidido cambiar el sensor de posición. Este argumento es no obstante secundario, y lo cierto es que ese significativo cambio a un control total mediante el sensor es destacable.

Ese lector cumple su función a la perfección, con una rapidez y precisión absolutamente sobresalientes. No hay botones capacitivos a los lados, ya que los accesos son botones software que están en pantalla, justo encima del lector de huella dactilar. Si el usuario no descubre el modo de tecla de navegación combinada podría pensar que esta decisión de diseño es extraña, pero todo cobra sentido cuando activamos ese modo.

Los botones software desaparecen para que la interfaz aproveche también esa franja inferior, y de repente el sensor de huella dactilar se convierte en el único elemento necesario para navegar por la interfaz. Con un toque ligero se imita la tecla "Volver", mientras que si se mantiene el dedo pulsado unos instantes se activa la tecla "Inicio". Para acceder a la gestión de tareas basta con deslizar el dedo de derecha a izquierda o viceversa en el sensor.

El funcionamiento de esos tres gestos es perfecto, aunque es cierto que el acceso a la gestión de tareas es quizás algo más incómodo, sobre todo si el terminal fuese manejado con una sola mano. Aun así el sistema demuestra su efectividad a los pocos minutos, cuando el usuario se da cuenta de que esos gestos son fáciles de aprender y se aplican con naturalidad.

La idea es desde luego llamativa y plantea una solución alternativa a los ya tradicionales botones físicos, capacitivos o virtuales que han estado presentes en Android desde que aparecieron los primeros smartphones basados en esta plataforma. Habrá que ver la aceptación entre los usuarios, pero desde luego es una opción original que parece que será una constante a partir de ahora en los dispositivos del fabricante.

Publicado el 26 de May de 2017

En Huawei no aflojan el ritmo. En 2016 sorprendieron con dos propuestas especialmente cuidadas: el Huawei P9 dejó claro que se puede ofrecer mucho por menos de lo imaginado, mientras que el Huawei Mate 9 entró por derecho propio entre los dispositivos más destacados de todo el mercado.

En este 2017 la estrategia parece ir dirigida a consolidar los éxitos del año pasado, y eh aquí la primera demostración de ese objetivo: llega el Huawei P10, un Smartphone que hereda buena parte de lo conseguido en el Mate 9 para presentar una evolución sólida y sin apenas fisuras del P9 del 2016.

El nuevo Huawei P10 acaba de ser presentado en el Mobile World Congreso 2017 de Barcelona (Congreso Mundial de Movilidad)con el privilegio de poder verle unos días antes de su presentación. Atentos, porque hay mucho que contar.

Especificaciones y rendimiento en el Huawei P10: éstos son sus poderes

La renovación de esta familia de dispositivos es relevante en el apartado del diseño, pero lo es también en el de las especificaciones, que se nutre de varias mejoras importantes que lo ponen a muy buen nivel para el año en curso.

Lo más destacable de todo ello es, desde luego, lo que afecta al procesador. El P10 hereda el SoC del Mate 9 y cuenta ahora con un potente Kirin 960, el procesador octa-core que ya demostró sus virtudes hace unos meses. Unido a la GPU Mali G71 digno competidor para fabricantes de semiconductores con mucha más experiencia, algo que deja claro que Huawei sigue avanzando mucho y bien en este terreno.

Huawei P10, características técnicas

Dimensiones físicas

145,3 x 69,3 x 7,1 mm (145 gramos)

Acabado y resistencia

Trasera y laterales de metal, marcos frontales y trasero en cristal

Pantalla

IPS 5,15 pulgadas

Resolución

1920x1080 (432 ppp)

Procesador

HiSilicon Kirin 960 (4 x Cortex A-73 2,36 GHz, 4 x Cortex A-53 a 1,84 GHz)

GPU

Mali G-71

RAM

4 GB LPDDR4

Memoria

64 GB (ampliables hasta 256 GB más vía MicroSD)

Versión software

Android 7.0 con EMUI 5.1

Conectividad

LTE Cat. 12 (600/100 Mbps), Bluetooth 4.2, USB-C (USB 2.0, OTG), NFC, WiFi 802.11 a/b/g/n/ac

Cámaras

Trasera dual, un sensor de 12 Mpíxeles (Sony IMX286 Exmor RS, f/2.2, color, PDAF, con OIS)
y otro sensor de 20 Mpíxeles (f/2.2, monocromo). Cámara frontal de 8 Mpíxeles (f/1.9) con enfoque fijo

Batería

3.200 mAh con carga rápida

 

 

Este SoC fabricado con tecnología FinFET Plus de 16 nanómetros cuenta con soporte para LET categoría 12 (en la práctica da soporte al casi idéntico LTE Cat. 11, que tiene algo menor capacidad de subida de datos), y esa potencia y conectividad se nota en todos los niveles si se compara con su antecesor, el Huawei P9, que integraba un Kirin 955 con una GPU Mali T880.

De hecho en las pruebas de rendimiento realizadas se puede comprobar como los benchmarks sintéticos le dejan claro como un buen contendiente para este 2017. Es probable que los procesadores de sus competidores (el Qualcomm Snapdragon 835, el prometedor Pinecone de Xiaomi, el misterioso Exynos 9810 o el futuro Apple A11) vayan un paso por delante en rendimiento, pero la propuesta de Huawei sigue siendo sólida. Aquí están los números:

Prueba

Huawei P10
(Kirin 960 + Mali G71)

Huawei Mate 9
(Kirin 960 + Mali G71)

Huawei P9
(Kirin 955 + Mali T880)

Galaxy S7 Edge
(Snapdragon 820 + Adreno 530)

iPhone 7 Plus
(Apple A10 Fusion)

AnTuTu

135.396

125.649

98.008

136.695

172.644

GeekBench (Single / Multi)

1.931 / 6.102

1.910 / 5.863

1.764 / 5.383

2.117 / 6.063

3.457 / 5.608

Quadrant

41.808

39.792

35.440

54.023

n.a.

PCMarkWork

6.165

6.409

7.047

5.707

n.a.

3DMark (SlingShot / ES 3.1)

2.111

2.255

983

2.890

2.806

Vellamo (Metal)

2.742

3.314

2.998

3.325

n.a.

GFXBench (Manhattan 3.1 ES 3.0)

30 FPS

29 FPS

18,5 FPS

32 FPS

42,40 FPS

La mejora con respecto al terminal del año pasado es evidente, y aunque el Huawei P10 probablemente no sea el terminal más potente de este año, sí que garantiza que habrá margen de maniobra para cualquier tarea, juego y escenario. De hecho el procesador es fundamental en una de las mejoras más llamativas del dispositivo: la de poder grabar vídeo en resolución 4K, algo que su antecesor no podía hacer y de lo que se hablará en detalle más adelante.

En el resto de apartados está la herencia directa del Mate 9 que cede muchas de sus virtudes a esta versión "Mini" del terminal que tanto gustó a finales del año pasado. Al procesador le acompaña esa GPU Mali G71 MP8 que representa una mejora especialmente notable (como se aprecia en los benchmarks) frente al dispositivo de 2016.

El soporte de estándares de conectividad vuelve a estar muy bien cubierto gracias a ese SoC que ofrece LTE Cat.12, lo que hace que contemos con la capacidad de descargar a velocidades de hasta 600 Mbps. También contamos con NFC, Bluetooth 4.2 y WiFi 802.11ac, que de nuevo se ve reforzado con la tecnología Wi-Fi+ 2.0 con la que el terminal se conecta de modo automático a aquellas redes con mejor cobertura.

Publicado el 27 de May de 2017

Todavía con Android 6.0

Hay que ver lo que TouchWiz ha logrado evolucionar (o mejor, dejar de hacerlo sin sentido alguno) en estos últimos años.

Actualmente el usuario acaba quedándose con detalles que le hacen la vida más fácil, como el doble clic en el botón de inicio para poder activar la cámara, el buscador que aparece todo el tiempo cuando estás dentro de configuración y que te facilita bastante encontrar esa opción que no recuerdas exactamente en qué sección está, o la pantalla dividida (hay icono en la multitarea asociado a aquellas apps que lo admiten, lo que es muy cómodo) que en diagonales de más de 5 pulgadas el usuario se puede acostumbrar a sacar partido de forma sencilla.

El análisis deja como experiencia también Game Launcher y sus buenas ideas para que jugar con el Smartphone sea tanto cómodo como práctico.

Otras características, como la barra de notificaciones, es algo ya más personal. Pero funciona. Y no resta a la experiencia con Android puro, lo que siempre se agradece.

Lo que no acaba de entenderse es que el primer Android de nivel e importante de Samsung para este 2017 llegue al mercado todavía con Android 6.0. Lo más probable es que podrá verse la última versión de Android casi seguro, pero ese esfuerzo de ofrecer ya Nougat para un equipo como el Galaxy A5 (2017) le hubiera otorgado un extra de interés que quizás pudiera haber compensado la relación calidad-oferta en comparación con terminales de fabricantes chinos que dan más a nivel de especificaciones.

Como interesantes novedades de esta versión sobre Android 6.0 está la posibilidad de acceder a un menú contextual cuando mantiene pulsado sobre un icono que esté en el escritorio, aunque apenas deja desinstalar rápidamente o acceder a la información propia de cada aplicación.

Se Espera que Android 7.0 no tarde mucho en llegar. Si lo hace y se reduce el valor de la oferta  como es ya habitual en terminales de los coreanos, muy atentos a este Galaxy A5 este año.

Samsung está haciendo algo serio con sus cámaras

La base tecnológica de la cámara del Galaxy A5 (2017) la conforma un sensor de 16 MP con apertura f1.9. ¿Le suena? Es la del Galaxy S6 aunque con matices: ni hay sensor de infrarrojos ni estabilización óptica ni tampoco combina sistemas diferentes de enfoque para mejorar su velocidad y precisión.

En su afán por reducir el ruido, el Galaxy A5 2017 deja sin detalle o muy artificial determinadas escenas

Sentadas esas bases, toca hablar de la experiencia en el  sentido en el uso de la cámara de este nuevo Galaxy de Samsung. Ciertamente es una cámara muy rápida en funcionamiento, y hay detalles como el seguimiento de rostros que parecen espectacular por lo veloz y eficaz que resulta.

Tan solo se ha apreciado algo de lentitud en el enfoque cuando la luz escasea, momento en el que además no permite hacer ráfagas.

También cuando se quiere realizar un enfoque muy cercano la luz es crítica, pero con algo de paciencia se puede mantener el foco donde se dese. Podría decirse que la cámara del Galaxy A5 no tiene problemas en enfocar; pero no es algo que pase instantáneamente como en el Galaxy S7, por ejemplo.

La cámara del Galaxy A5 está a un gran nivel, sacando diferencias a los rivales directos especialmente con poca luz. Pero hay detalles donde no puede igualar a lo mejor en fotografía, como el trabajo con escenas muy contrastadas o que el modo HDR no sea automático

Los resultados en escenas con luz son de bastante nivel. Balance de blancos, reproducción fiel del color y mucho detalle son una garantía en el día a día, permitiendo además primeros planos con un muy buen desenfoque de fondo gracias a esa apertura de f1.9.

Esto demuestra que Samsung lo está haciendo tremendamente bien en este apartado ya no solo en sus teléfonos franquicia, sino que, con algún detalle lógico de menos (no siempre puede controlar escenas con mucho contraste), lo traslada a terminales más asequibles para conseguir que sean los más destacados en su gama. En este Galaxy A5 (2017) lo consigue en buena parte de las situaciones.

Los peores resultados se han obtenido cuando el rango dinámico era complejo, como en días nublados con el cielo ocupando buena parte de la escena. Ahí Samsung había demostrado una gran maestría resolviendo la situación con un modo HDR espectacular; pero que sin embargo no está presente en este Galaxy A5. Al menos de forma automática.

De hecho pueden hacerse fotos con HDR; pero hay que ir siempre a ese modo en concreto, lo que le quita casi toda la utilidad a la función. Tampoco ha satisfecho que el modo Pro no incluya todos los controles manuales de los mejores teléfonos de Samsung ni que exista la opción de almacenar en RAW.

Una grata sorpresa encontrada usando la cámara del Galaxy A5 2017 ha estado en los resultados con poca luz. Ahí demuestra que el sensor de 16 MP / f1.9 es toda una garantía como ya se pudo ver en el S6.

Es bastante fácil tener el control de la escena y conseguir mantener en niveles muy aceptables el ruido (incluso parece  mejor que en el S6 en algunas situaciones, sin duda por la mejora en el procesado por parte de Samsung en estos dos años) o los puntos de luz, facetas donde incluso terminales de más valor suelen cometer errores. Eso sí, en algunas fotos el procesado parece excesivo.

Lógicamente no está al nivel del Galaxy S7 o incluso el S6, pero es de lo mejor que se puede encontrar en el mercado actualmente para fotos de noche en su gama en muchas situaciones, no todas.

Si suele usarse mucho la grabación de vídeo, este Galaxy A5 flaquea en ese apartado si lo que se busca es lo mejor. Se echarás de menos que no haya resolución 4K y por supuesto la estabilización. Aquí sí que no hay comparación posible con los mejores terminales del mercado; pero el usuario quedará satisfecho con la calidad general del vídeo 1080p si sueleng hacerse grabaciones con poco movimiento propio.

Cámara selfie: una oportunidad perdida

La cifra de 16 MP y apertura f1.9 de la cámara secundaria ponía las cosas interesantes en este Galaxy A5 para aquellos que gustan de hacerse una buena cantidad de selfies. Pero con algunas indiferencias  de lo que pensábamos.

Lo más negativo está en el autoenfoque, ausente en ese Galaxy A5, lo que produce no asegurarse siempre tener la cara bien enfocada. Esto ha pasado cuando las autofotos se han realizado a una distancia considerable y con más elementos de por medio. De cerca no se dan tantos problemas.

En la parte positiva, además de la resolución y apertura, está que al hacerse fotos con la cámara frontal no será habitual que tenga lugar en situaciones ni ideales ni cómodas para el uso de controles, se agradecen detalles como el disparo usando la mano abierta o un botón flotante que puede colocarse donde se desee.

Samsung Galaxy A5 (2017): la opinión y nota de Xataka

La gama media y supermedia tiene todavía mucho recorrido en el mercado. El protagonismo en estos últimos tiempos se lo han llevado marcas que no destacaban con sus franquicias o modelos de fabricantes asiáticos que colocan auténticos gama alta en especificaciones con ofertas casi imposible de igualar por los grandes del sector hasta ahora. Pero ya hay reacciones destacadas.

Mirando cómo se comporta, su diseño y características, el enemigo del Galaxy A5 no está tanto fuera como dentro de la propia compañía: sus flagships con un tiempo en el mercado

La que propone Samsung con su Galaxy A5 2017 ha gustado mucho. Por acabado, pantalla, detalles como la resistencia al agua o el lector de huellas y sobre todo por la cámara de fotos principal.

En la parte menos positiva se hablaría del rendimiento, no actualmente sino a largo plazo, que un equipo importantes como este Galaxy A5 no llegue ya con Android 7.0 por no hablar de los propios franquicia de Samsung en algunos momentos puntuales, muy cerca. Lo mejor del Galaxy A5 no ha llegado todavía.

 

Puntuación general por tema: 8,5/10

Diseño:9,5; Pantalla:8,5; Rendimiento: 8; Autonomía:8,5; Software:8,5; Cámara:8,25

A favor

  • De lo mejor en acabado por su precio
  • Pantalla Súper AMOLED de nivel
  • Cámara acorde con la gama en que compite
  • Autonomía y carga rápida

En contra

  • No sale directamente con Android 7.0
  • Precio por ahora poco competitivo
  • Algunos detalles de la cámara como no contar con HDR automático

Publicado el 26 de May de 2017

Un sensor de huellas que se agradece

No es muy habitual en fabricantes conocidos la integración de una solución de identificación por huella dactilar que no tenga nada que envidiar a un flasgship. En este Galaxy A5 (2017) está.

El sensor se encuentra integrado en el botón de inicio, y además de permitir pagos seguros, nos identifica de forma rápida cuando tenemos el terminal bloqueado. Para mí este elemento es uno de los obligados cuando pienso en la compra de un terminal. Identificarse de forma segura con nuestro dedo es tan cómodo que una vez probado resulta difícil pasar sin esta funcionalidad en cualquier terminal.

En el Samsung Galaxy A5 se ha implementado con nota de notable muy alto. La identificación es muy rápida (no tanto el registro de la huella, que hay que decirlo todo), no ha fallado como para preocuparse y lo mejor es que no es necesario pulsar el botón. Desde la pantalla bloqueada puede colocarse el dedo adecuado y al instante se está identificado en el sistema Android.

Pantalla SúperAMOLED al nivel que esperamos

5,2 pulgadas parecen una diagonal ideal para el usuario intensivo actual. Si le añades que Samsung ha podido equilibrar bastante las dimensiones sin que la tasa de pantalla en el frontal sea una locura, comienza bien en este apartado.

Lo demás es, para lo positivo como lo negativo, lo esperado en un Samsung. Se trata de un panel con tecnología SúperAMOLED con matriz Diamond Pentile que no es lo ideal; pero se lleva bastante bien con la resolución 1080p por la que ha apostado Samsung. Con más de 400 ppp de densidad de píxeles no se notarán ni  falta de nitidez ni tampoco la fantástica experiencia de un panel 1440p. Puede concluirse en que es el equilibro perfecto para este modelo y la gama en la que se engloba.

La calidad del panel que ha colocado Samsung a su Galaxy A5 (2017) es notable. La reproducción del color es llamativa y no tan fiel como un panel IPS de gama alta. Si se dejael modo Adaptative que viene por defecto, el blanco resulta algo frío (puede tocarse manualmente en las opciones), sensación que se incrementa muy rápido en cuando variamos el ángulo de visión. El resto de valores sí que se mantienen más o menos constantes al girar la pantalla.

El Galaxy A5 ofrece una pantalla muy llamativa, como las buenas AMOLED, y donde el brillo alto es lo más destacado. La fidelidad del color es lo que más se resiente

Una solución podría ser escoger el modo de pantalla llamado Básico (hay cuatro en total), con una reproducción de color más natural y realista; pero también más cálida y poco llamativa. Realmente le hace perder puntos a la tecnología AMOLED.

De la pantalla del Galaxy A5 se destaca el brillo, tanto en su nivel más bajo como en el alto, lo que hace que en exteriores sea suficientemente visible. En modo automático es cuando se logra un nivel de brillo más alto, por encima de 500 nits.

En lo que respecta al sensor de luz ambiente, es algo perezoso, especialmente para reducir el brillo cuando se accede en una estancia más oscura. Pueden pasar tranquilamente más de cinco segundos hasta ver reducir el brillo en modo automático.

Como extras de la pantalla SúperAMOLED está el modo Always On, que puede desactivarse manualmente o algo muy interesante, programar para determinados periodos.

La información y diseño de lo que se quiere que se muestre también es personalizable como en otros Galaxy anteriores.

Samsung se suma también a la moda del modo de pantalla con filtro azul para hacer muy cálida la pantalla y con ello evitar fatiga cuando se usa la pantalla por la noche, por ejemplo.

Rendimiento y batería en equilibro

Samsung recurre en este Galaxy A5 (2017) a sus propios chips. En él puede encontrarse concretamente el nuevo Exynos 7880, modelo de 14 nm (parte del secreto de la buena autonomía que se ofrece a continuación) con núcleos Cortex-A53 a 1.9 Ghz (es un octacore) y 3 GB de memoria RAM LPDDR4.

El rendimiento para el uso diario es muy adecuado, con fluidez incluso con tareas exigentes y la mayoría de juegos, navegador con varias pestañas o multitarea. Al menos en los próximos meses no se darán exigencias en las que el Galaxy A5 no se encuentre cómodo ni pueda resolver la situación.

Pasando a datos más estáticos, los benchmarks, entonces ya se podrá apreciar que los rivales con soluciones diferentes superan el rendimiento que consigue el Galaxy A5 (2017) salvo cuando el valor está en el número de núcleos, aunque ahora mismo en la experiencia de usuario sea complicado encontrar variaciones significativas. Pero para amantes de estas comparaciones, los resultados del Galaxy A5 están por debajo de terminales con similares ofertas.

Galaxy A5 2017

Xiaomi Mi5s

Honor 8

Galaxy S7 Edge

iPhone 7 Plus

OnePlus 3T

AnTuTu

61.108

129.649

97.228

136.695

172.644

164.678

GeekBench (Single / Multi)

769 / 4097

1.610 / 3.863

1.624 / 5.333

2.117 / 6.063

3.457 / 5.608

1.890 / 4.264

PCMark Work

4.892

6.338

6.007

5.707

n.a.

7.469

3DMark (Sling Shot / ES 3.1)

1.134

2.775

1.233

2.890

2.806

3.189

3000 mAh con carga rápida

La experiencia de uso del Galaxy A5 es plenamente satisfactoria en el día a día y no preocuparse por ese aspecto es por algo. El chip de Samsung no da lo mejor en potencia bruta sino en lo eficaz que resulta combinado con la capacidad de batería.

El grosor y peso nada exquisitos del Galaxy A5 (2017) ha permitido a Samsung no escatimar en prestaciones cuando se trata de la batería. Con una capacidad de 3.000 mAh y el tipo de pantalla, asunto que ya se veía muy bien antes de las pruebas.

Y efectivamente así ha sido. En el día a día podemos aguantar usando bastante el Samsung Galaxy A7 más allá del día y medio sin dificultad, con unas muy buenas cifras de pantalla activa. En nuestro uso habitual incluso hemos podido mantener el Galaxy A5 activo los dos días de un fin de semana.

La batería de 3000 mAh del Galaxy A5 2017  permite despreocuparse completamente de la autonomía más allá del día y medio incluso con un alto uso de la pantalla: más de 12 horas en PC Mark.

El resultado parece superior a la mayoría de terminales recientes en casi todas las gamas con similares especificaciones.

Un dato de ejemplo es la puntuación en la prueba de batería de PCMark, donde ha dejado 12 horas y 35 minutos con un brillo al 50%, unos 250 nits.

Habitualmente esta prueba activa se realiza por la noche con el terminal ya en reposo,y tras acabar la prueba (unas 7-8 horas), con el Galaxy A5 hay que esperar hasta bien entrada la mañana para notar el resultado. Una muy grata sorpresa.

Esta buena capacidad de batería y autonomía está muy bien acompañada del sistema de carga rápida propia de Samsung, con el que en las pruebas efectuadas se han conseguido tiempos de carga de poco más de 15 minutos para alcanzar el 25% desde la batería completamente descargada o unos 35 minutos para llegar al 50% . La carga completa se realiza tras 102 minutos según las pruebas.

Publicado el 28 de May de 2017

1 Comentario

Diseño y acabado de auténtico gama alta

Metal y cristal, buenas dimensiones, lector de huellas en el botón de inicio y hasta resistencia al agua. De la de verdad (IP68) que permite sumergirlo y ensuciarlo sin miedo alguno. Con este arranque en la descripción del Galaxy A5 (2017) podría pensarse perfectamente en el inicio del análisis de un gama alta. Pero no es así.

Samsung no se ha limitado nada a la hora de hacer este Galaxy A5 un Smartphone que conquista nada más de mirarlo.

Es indudablemente un diseño de los coreanos, con tanta similitud con el franquicia sin curvas del año pasado (Samsung Galaxy S7, a pesar del abandono mediático en el que lo ha sumido el fabricante a favor de la versión Edge) que no es difícil confundirlo a primera vista si se observa de frente.

A nivel de diseño, acabado y empaque, con resistencia al agua incluida, este Galaxy A5 (2017) es de lo mejor que puede encontrarse en el mercado.

Si tengo que rebajar algo el entusiasmo con el diseño de este Galaxy A5 (2017) lo haría por la parte del peso y grosor. Los casi 8 mm y 160 gramos de peso lo colocan en la media discreta para la diagonal que ofrece. Pero eso no significa en absoluto que el nuevo teléfono de Samsung sea incómodo de manejar ni mucho menos poco agradable en mano. Tanto por materiales nobles como acabado, curvas y equilibrio en el diseño, el Galaxy A5 querrás tenerlo en la mano.

¿Es resbaladizo por el uso del cristal en la parte trasera? No lo parece en estos días de uso intensivo con él. En la mano queda bien sujeto gracias a que no tiene dimensiones desorbitadas y a la unión en ligera curva de la parte trasera con el marco de aluminio. Lo que sí pueden esperar los usuarios es una trasera que se ensucia con mucha facilidad. Pero con la misma con que puede dejarse impoluto.

Del apartado de diseño dos comentarios que seguro interesan a muchos usuarios: no hay LED de notificación (esa tarea queda en parte ocupada por el sistema Always On de su pantalla AMOLED) y la situación más que curiosa del altavoz.

Observando detenidamente las imágenes, puede apreciarse que ese elemento lo ha trasladado Samsung a un lateral. El resultado no altera en casi nada la idea de sonido que ya se tenía de terminales del fabricante anteriormente: sin sonido estéreo ni muchas aspiraciones de cuidar ese apartado de manera especial. Aunque se escucha bien y cumple especialmente en caso de vídeo.

El Galaxy A5 (2017) recoge el puerto USB-C con carga rápida pero no se deja en el camino el de auriculares. Bien por Samsung

En cuanto al resto de puertos, ninguna sorpresa en tanto a USB-C, ni tampoco con el puerto de auriculares. Sentido común en ambos casos, algo de agradecer hoy.

avatar.etm
25.05.2017
Buenos dias... ¿A traves de este sitio podria saber donde reparar mi movil? Vivo en Santiago de Cuba y se ma ha hecho dificil encontrar un taller que pueda reparar mi movil.
mostread.etm
CONCURSO POR EL…

Los servicios entuMovil, de la empresa Desoft, convocan a todos los usuarios de la telefonía móvil en Cuba a participar en el concurso: Papá Mío, en homenaje al Día de los Padres.

El certamen consiste en identificar quién es el autor de la siguiente frase: “Es propio de un padre sabio conocer a su hijo”.

 

  1. Félix Varela  
  2. José Martí
  3. William Shakespeare

Se seleccionarán tres (3) ganadores, escogidos mediante sorteo entre todos los participantes que acierten y serán premiados con una recarga de $ 5.00 CUC y artículos cortesía de Desoft.

Para participar deberán enviar un SMS al 8888 con el texto EVENTO PADRE seguido del número que antecede al autor que considere como respuesta correcta.

Ejemplo: EVENTO PADRE 1

El concurso cierra el lunes 19 de junio de 2017. Y los ganadores se darán a conocer ese mismo día en horas de la tarde. Los 3 concursantes que resulten ganadores recibirán la notificación a través de un SMS.

Para más información, recomendamos a los usuarios de la telefonía móvil enviar gratis un SMS al 8000 con el texto: SIGUEME. Aclaración de dudas por elteléfono: 72047397. También pueden hacerlo a través de las páginas de Desoft en Facebook y la cuenta entumovil en Twitter.

¡Acérquese, participe y gane! El Grupo entuMovil invita y premia.